II. Coralia

Bienvenido a Cerro Alto, volvió a leer. El letrero era viejo. Las palabras estaban borrándose.

Al lado del letrero, había una niña sin cara con un letrero en sus manos que leía: “Hay un monstruo en el Pueblo.” La niña estaba viva, pero inerte. Se acercó, aunque no mucho, para ver si lograba una reacción. Pero la niña no se movía. Podía sentir que respiraba. Estaba viva, y de pie, pero podía jurar que estaba haciéndose la muerta, como para que él no se diera cuenta de que estaba viva.

Para él, ella carecía de cualquier signo vital. La ignoró y continuó su camino por la entrada de tierra seca y piedras. No lograba ver muy lejos. No había mucho que ver. El pueblo estaba vacío.

Había todo tipo de estructuras. Restaurantes, barberías, boutiques, agencias temporeras de empleo, panaderías. Todas abandonadas. En uno de los edificios, que no sabía qué era, vio a una mujer joven intentando infructuosamente de abrir la puerta. Caminó hacia donde ella sin decir nada, esperando que ella se diera cuenta de que en medio de esa desolación, también había alguien vivo.

“Buenas…”- le dice luego de un rato, al ver que ella aparentaba no darse cuenta de su presencia.

“Aaahh!!”  Gritó visiblemente asustada.

“No! No te asustes…estás bien?” Le pregunta él,  preocupado más por el hecho de haberla visto intentando abrir la puerta obsesivamente sin lograr tan siquiera moverla. Ella lo miró mal, como si la estuviera interrumpiendo. “Sí, estoy bien. Gracias.”  Lo ignoró, se volteó y continuó forcejeando con la puerta.

“Necesitas ayuda con esa puerta?”

“No! Déjame tranquila… Yo puedo sola.”

“Claro, entiendo…”Le contestó, quedándose al lado de ella, mientras ella intentaba de nuevo abrir la puerta obsesivamente, ignorándolo por completo.

“Estoy buscando a mi esposa, quizá la has visto.” Dijo, mientras sacaba una foto familiar que guardaba en uno de los bolsillos de su abrigo.

“Tú también…?”, dijo, a la vez que quitaba su atención a la puerta y se volteaba para mirarle la cara.

“Yo también…qué? A qué te refieres?”

Ella tomó la foto, la miró por unos segundos  y se la entregó.

“No…no la he visto…” Dijo como con un tono que demostraba empatía y pena. “Yo estoy buscando a mis bebés. Se me han perdido aquí, y creo que pueden estar encerrados aquí dentro, pero no logro abrir la puerta. Debe haber sido ese maldito que me los está escondiendo.”

“Tranquila…Quieres que te ayude con la puerta? No creo que estén ahí dentro. Esa puerta parece como si hace mucho no se usara…”

“Te dije que puedo sola!” Le gritó. Luego lo miró a la cara y se le acercó lentamente. “Tú – tú tienes algo que ver verdad? Tu sabes dónde están mis hijos! Cómo sabes que no están aquí? Dime!”

Él no supo qué más decir. Sus exhabruptos lo tenían confundido. Esta joven no estaba bien.

“Disculpa, no quise molestarte, sólo quise ayudar. Mi nombre es Ernesto. Me retiro, para que continúes con tu búsqueda. Espero que logres encontrar a tus niños.”

“Coralia…Mi nombre es Coralia. No-no te vayas aún. Debes tener cuidado. Este pueblo es – es como raro. Yo llegué y no vi a nadie y despues venian muchos hacia donde mi y querían verme bajar pero corrí y corrí y me alcanzaron cuatro…”

“Entiendo…entiendo. No te preocupes. Creo que sé lo que me quieres decir.”

“No! Es en serio. No estoy loca. Estoy hablando en serio. Mis hijos ya no están!”

“Coralia, espero que puedas encontrar a tus hijos. Yo iré a buscar a mi esposa y si los veo…te aviso. Está bien? Te aviso.” Le dijo, sin esperanza ninguna de que realmente logrará lo que le acababa de decir.

Miró hacia atrás y vió la niña de la entrada volteada hacia él, sujetando el letrero, en el mismo lugar.

“Hay un monstruo en el pueblo.”, decía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s